16 de noviembre de 2015

tesoros

Cuando, dormida tú, me echo en tu alma,
y escucho, con mi oído
en tu pecho desnudo,
tu corazón tranquilo, me parece
que, en su latir hondo, sorprendo
el secreto del centro
del mundo






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!